lunes, 16 de mayo de 2011

SUSTANTIVO ¿SINGULAR?

La ironía es uno de los aspectos inherentes al ser humano y una de las características que le distinguen de otras especies. En SUSTANTIVO ¿SINGULAR? subyace la ironía y lo hace sirviéndose de elementos propios del mundo del arte, en un deseo de unión entre arte y vida que permita establecer una relación directa con el espectador estableciendo un diálogo entre éste y la obra, en un juego cuya solución viene contenida en el título de cada una de las imágenes. De esta forma el encuentro del espectador con el arte no se limita a un acto de contemplación sino que deviene en una auténtica experiencia de vida.

Basándome en el principio de que la mente humana tiende a completar como un todo aquellas imágenes que se le ofrecen de forma parcial o incompleta, quiero ofrecer al espectador una serie de escenas en las cuales, prescindiendo de la presencia de cualquier ser humano, se evidencie, sin embargo, su reciente actuación mediante las huellas que la misma ha dejado en la escena, en cada una de las cuáles queda implícita la pre-existencia de un pintor y de un modelo.
Para su realización utilizaré el recurso de la instalación. En cada una de estas instalaciones se colocará un caballete de pintor en madera sobre el que reposará un lienzo. A unos metros se instalará una base o peana de las utilizadas por los modelos para posar ante el pintor. Estos dos objetos, propios del mundo de la pintura, son los que van a estar siempre presentes y van a interaccionar a fin de dar sustento a cada una de las escenas. Además, para la representación de las distintas acciones, se utilizarán los accesorios que cada una de ellas precise: pinceles, óleos, paleta, telas, u otros elementos que se requieran a modo de atrezzo de cada acción.
La ambigüedad de estas escenas permitirá al espectador aventurar cuál es la acción que sustenta cada una de ellas, teniendo como recompensa final la lectura de su título, ya que también éste forma parte de la obra, de tal modo que sin esta complicidad del autor, el espectador nunca conocería a ciencia cierta su totalidad.
Hasta el momento se han diseñado cinco escenas dentro del proyecto SUSTANTIVO ¿SINGULAR?:

. La huída
. La duda
. La espera
. La precisión
. La tentación

El proyecto finalmente puede ser presentado en diversos soportes:

a)    En forma de una sucesión de instalaciones a través de las cuales el espectador pueda deambular, incluyendo en la propia obra al espectador y el espacio circundante. Para ello debería contarse con la correspondiente financiación y el adecuado espacio expositivo.
b)    De no ser posible los requisitos anteriores, se presentaría en soporte fotográfico, siendo el resultado 5 fotografías de un tamaño de 50 X 70 centímetros. En este caso el espacio no formaría parte de la obra aunque sí la mirada del propio espectador.
c)    Una tercera vía, derivada de la anterior, sería la inserción de la fotografía del caballete y la peana sobre un fondo de espejo, al modo de los “quadri specchianti” de Michelangelo Pistoletto. Esta última alternativa retomaría la inclusión del espectador y el espacio en la propia obra.
No se descarta que con el tiempo este proyecto crezca y pueda ampliarse con la realización de nuevas escenas.

video

miércoles, 4 de mayo de 2011

¿Un buen comienzo?

Hoy comienzo a escribir este blog y me asaltan un montón de dudas: ¿qué escribir?, ¿por qué?, ¿para quién?, ¿merece la pena publicar mi trabajo?...  Hasta ahora cuando he compartido con alquien mi trabajo es porque realmente he considerado que estaba lo suficientemente maduro para "salir al mundo". Tampoco es que hasta el momento haya compartido demasiadas cosas: algunos cuadros, dibujos o piezas escultóricas con los más allegados vía Facebook, mi "Libro de artista" con algunos profesores y compañeros, algunas exposiciones con piezas realizadas en clase y un par de obras presentadas a exposiciones... que no han sido seleccionadas. ¡Realmente un curriculum vitae como para "lanzar cohetes"! Pero, en fin, creo que ha llegado el momento y aquí estoy, iniciando mi vida de "bloguera" (¡quien iba a decírmelo a mi edad!).

Supongo que el bloqueo que siento en estos momentos se me pasará en cuanto tome un poco de confianza con el medio y a lo mejor hasta me "engancho" y después no puedo dejar de escribir... Lo que tengo claro es que ha llegado el momento y he de hacerlo, no por imposición, ya que nunca he hecho nada que no haya querido hacer, ni siquiera de niña y a estas alturas ya es dificil que cambie, sino porque creo que me puede ser útil y beneficioso. Lo que sí tengo claro es que quiero ser capaz de transmitir mi forma de ver las cosas, mi forma de relacionarme con el arte y este blog puede ser una buena excusa y un buen medio para empezar a salir de casa. Creo que estos propósitos auguran un buen comienzo.